Archive for noviembre, 2013

¿Y por qué no una ruta de la tapa todo el año?

Los hosteleros capitalinos están encantados con los resultados que ha tenido la 7ª Ruta de la Tapa, que organiza la Federación Provincial de Turismo de Guadalajara de la Ceoe.

Los datos presentados son ciertamente elocuentes: se han servidos unas 25.000 tapas a lo largo de los dos fines de semana que ha durado el evento en el que han participado 37 establecimientos. Cada uno de estos bares ha servido una media de 650 tapas a lo largo de los 6 días que duraba la citada Ruta. Y otra cosas muy importante: los hosteleros reconocen que se ha notado una influencia mayor de clientes, tanto de los habituales, pero sobre todo de aquellos que se acercaron al bar atraídos por la oferta de 1 euro por tapa.

Me alegro del éxito de esta ruta, pero debo repetir algo que ya he escrito otras veces: ¿Y por qué no una ruta de la tapa todo el año? La mejor noticia que podríamos dar para el año que viene es que no hay Ruta de la Tapa; o como sucede en las ciudades con tradición por el tapeo que se convierten en rutas con una unidad temática. Por ejemplo, tapas de setas como las que se dan este mes en la vecina Soria.

Es inimaginable que en San Sebastián, Pamplona, Logroño, León… se pueda anunciar una Ruta de la Tapa, sin más, a palo seco. Porque la ruta dura todo el año. En Guadalajara, hay que anunciar las tapas, porque no es lo habitual en nuestros bares, que tradicionalmente las han considerado una amenaza para las raciones, que se suponía dejaban más dinero. Pues bien, desde el mismo momento en que se detecta que con las tapas hay una influencia mayor de clientes, tanto de los habituales como de los que se acercaron al bar al reclamo de esa tapa, parece obvio que los gustos han cambiado.

Han sido los grandes chefs, primero la factoría de Ferrán Adriá, y más recientemente David Muñoz, el nuevo 3 estrellas madrileño con su restaurante DiverXO, los primeros que se dieron cuenta de por dónde venían los vientos. Ellos saben que solo con la alta cocina es muy difícil hacer rentable a un restaurante, y por ello han creado segundas marcas –Muñoz, StreetXO—con las que buscan equilibrar el negocio en conjunto a base de una cocina urbana y low cost, que ha puesto a las tapas en el centro de su oferta. ¡Y vaya que funciona! En Guadalajara, el propietario del Amparito Roca, Jesús Velasco, ya ha diversificado su negocio con bares de copas y una segunda marca en el Buero Vallejo, que va por ese camino.

La crisis ha puesto en cuestión casi todos los modelos de negocios, pero especialmente los relacionados con el consumo, en el que se mueve la hostelería. El ciudadano reduce el gasto de lo que considera más superfluo, y eso incluye salir a cenar; por ello están progresando tanto las tiendas de comida preparada. También en Guadalajara.

Pero a los españoles nos gusta salir; otra cosa es que nos lo podamos permitir. Y esto supone cambios: el principal, que no queremos sorpresas cuando nos sentamos a una mesa, y por eso rehuimos cada vez más la comida a la carta, y preferimos los menús a precio cerrado; que no tienen que ser necesariamente uno solo. La segunda consecuencia es la caída en la demanda de las raciones tradicionales, caras y excesivas para el gusto actual, y su sustitución por esa comida low cost –al estilo Indalo, por poner una franquicia que está en Guadalajara- y los bares o gastrobares que han apostado por el tapeo, ya sea tradicional o creativo. No abundan precisamente en Guadalajara, aunque algo se empieza a mover.

Ojalá que el éxito de esta Ruta de la Tapa haya servido para animar al sector hostelero de nuestra ciudad y provincia para iniciar esa etapa de reformas, que superen los malos tiempos que todavía vivimos. Si uno va a San Sebastián y acaba cenando a base de pintxos es porque están riquísimos, porque los hay de todos los precios y te entran por los ojos en mostradores repletos de ellos. No todos tienen que valer 1 euro.

En Guadalajara, ni tenemos tapeo, ni un casco antiguo que lo cultive
y haga de él un modelo de negocio, como en otras ciudades. Siempre lo he echado de menos. Solo hay que ver cómo se ha degradado Bardales, todo un símbolo de otra época.

Hay que distinguirse. Diferenciarse. Buscar el cliente en cada hora del día. ¿Por qué no una ruta de la tapa todo el año?

Esto es lo que hay.

Hiendelaencina: una solución para cuando pase la marabunta

El vertido de Hiendelaencina se ha politizado hasta los tuétanos, y como suele ocurrir en estos casos la polvareda levantada ha sido tal que al final nos olvidamos de lo fundamental: que en Hiendelaencina resisten como héroes un centenar de vecinos, la mayoría mayores, en una situación parecida a la de un asedio medieval. No hay agua en las casas desde el 5 de octubre, ¡hace 45 días,ya! con lo que no pueden ducharse y hacer las tareas de la casa como personas civilizadas, y deben conformarse con el agua que Diputación les sirve en una cuba. Esto es lo realmente importa, dar una solución a estos vecinos, y todo lo demás es accesorio. Sin embargo, hay pasos que es necesario dar.

El primero de ellos es determinar de quién es la responsabilidad del vertido, y eso solo lo puede hacer la Justicia. Extraña por tanto que se haya tardado tanto en poner las denuncias por parte del Ayuntamiento de Hiendelaencina, y que solo se haya hecho con la distribuidora del gasoil, dejando al margen a la propiedad de la casa rural. Desde la Junta de Comunidades y el PP, se está poniendo el acento en que todo se produce como consecuencia de que no existía una válvula de seguridad en los depósitos de la casa rural que impidiera el acceso del gasoil a la red de abastecimiento.

Como el asunto no está claro, deberá ser un tribunal el que delimite las responsabilidades y es bueno que lo haga cuanto antes para que puedan actuar las aseguradoras. Pero el problema viene ahora: ¿Y qué hacemos mientras tanto? ¿Dejamos a los vecinos de Hiendelaencina sin agua en sus casas durante…¿meses? ¿años? ¿Los condenamos a que regresen a la edad de piedra? ¿Y a sus hosteleros a la ruina?

Cuando cese la marabunta política, Ayuntamiento, Junta y Diputación deben sentarse y encontrar una solución financiera –seguramente un crédito—que permita la realización de los análisis y las obras consiguientes. Les recordamos que la parte de la conducción afectada debe ser arrancada y posteriormente sustituida. Y falta por saber cómo ha afectado el vertido a las conducciones internas en las viviendas.

No estoy pidiendo que ninguna administración pública cargue por este estropicio con el dinero de todos. Pero es obvio que alguien tiene que adelantar la inversión en forma de préstamo extraordinario , porque tampoco se puede mandar de regreso a todo un pueblo a la España del subdesarrollo , y a las mujeres a lavar en el arroyo y a los más limpios a ducharse con un barreño y la palangana.

El Ayuntamiento de Hiendelaencina parece que no tiene recursos para avalar un gasto que se puede elevar al millón de euros. Pues bien, cuando pase la marabunta, habrá que ayudarlo, aunque el alcalde sea de la oposición. Esto es lo que hay.

P.D. Me preocupa que Echániz no dijera nada sobre el acuerdo sanitario con Madrid a pesar de la interpelación directa que le hizo el portavoz socialista en el debate sobre la ratificación del acuerdo de asistencia sanitaria con Aragón, que es el tercero que firma CLM tras el de Valencia y Castilla y León. El diputado David Atienza dijo el otro día que el consejero sigue trabajando en ello, pero que hay “sustanciales diferencias” porque a diferencia con los convenios anteriores, Madrid no nos transfiere pacientes y nosotros sí a ellos. Y eso vale dinero, añado yo. Nada nuevo. Pero también vale dinero acabar el faraónico Hospital de Toledo, que parece ser la prioridad del gobierno regional.

Sabemos que el asunto no es sencillo, pero si hay alguien capacitado para llevar esta negociación es Echániz, que ha sido consejero de Sanidad en ambas autonomías .Iñaki, no nos defraudes. Tu bien sabes que no es solución condenar a la periferia del territorio de Castilla-La Mancha a un alejamiento de sus hospitales más cercanos. Como dijo el portavoz del PP en el citado debate, “la accesibilidad sanitaria gana con la proximidad de los servicios por encima de cualquier división administrativa“. Que se lo digan a los miles de personas que tienen que ir a consulta o a hospitalización a Toledo, Ciudad Real o Albacete después de pasar al lado por todos los hospitales de Madrid. Tienen que estar encantados con los beneficios que ha tenido para sus vidas la “descentralización” de la España de las autonomías.

El ciudadano no tiene la culpa de que esta comunidad esté mal trazada, metieran en ella a Guadalajara sin consultar y se dejaran luego a Madrid fuera. No lo olviden.

Una solución para los desmanes de las TV autonómicas

Al presidente de la Comunidad Valenciana le están criticando en clave interna por haber cerrado la televisión autonómica, porque piensan que no le va a venir bien a los intereses electorales del PP a menos de dos años de las elecciones autonómicas. Sin embargo, yo más bien creo que si el PP pierde las elecciones en Valencia va a ser por otras cosas derivadas de la megalómana gestión de Francisco Camps, un tipo que se creyó el mismísimo Obama y que gobernaba una comunidad de infinito recursos, como se ha visto por la deuda que ha dejado el pavo.

Alberto Fabra ha tenido por tanto un gesto de honestidad, porque ¿qué podía hacer? ¿Seguir recortando la Sanidad y la Educación de los valencianos para llenar más el pozo sin fondo en el que se convirtió la televisión autonómica? El balance es de película de terror: con 1.700 trabajadores de plantilla, más que Tele 5 y Antena 3 juntas, solo el coste de los gastos de personal se elevaban en 2014 a 72 millones de euros y en el presupuesto había consignados 107 millones para pagar la deuda, que ya alcanzaba los 1.000 millones de euros. ¡Viva Valencia!

La televisión valenciana es un eslabón podrido más de esa España de las autonomías que vio como lo más normal del mundo que cada comunidad, a imagen y semejanza del Estado, tuviera su propia televisión, pero luego nadie se preocupó de su viabilidad económica. Y el ejemplo más vergonzoso lo tenemos en esa corporación de TV3, que en plena era de recortes sociales tiene más presupuesto y subvención institucional que nunca. Esto demuestra las prioridades del nacionalismo: el proceso de construcción nacional de Cataluña, del cual TV3 es su abanderado, está por encima de la salud o la educación del pueblo. ¿A qué les recuerda?

Pero sin llegar a este grado de papanatismo, lo sucedido con la televisión valenciana debería ser un punto de inflexión sobre el papel que deberían desempeñar las televisiones y radios autonómicas en un futuro en el que el propio Estado del Bienestar está en regresión, y sometido a reformas para que su arquitectura no se venga debajo del todo.

Yo soy partidario de que haya algún medio de comunicación público, y que sirva en su programación a un interés público, aunque por ello no tenga obligación de competir con las audiencias con las cadenas privadas. Pero esto no significa que cada administración pública en España tenga que tener un medio público, que tampoco lo son, porque en nuestro país lo público se confunde con lo gubernamental y la información con la propaganda. Así nos ha sucedido que por todo el país han proliferado emporios de comunicación financiados por autonomías y ayuntamientos, especialmente, que no han hecho más que engordar el déficit público y contaminar el mercado publicitario, contribuyendo a su hundimiento general. Por lo que hemos visto en la misma Guadalajara, el intervencionismo informativo antiliberal no solo disminuye sino que se acrecienta.

No hay visos de que esto cambie. La misma Cospedal llegó a Castilla-La Mancha con la idea de privatizar la televisión, pero se le han enfriado los ánimos a medida que se acercan las elecciones. Ahora se excusa con el argumento de que hay que esperar a que lleguen tiempos más propicios, que dudo mucho que vuelvan alguna vez, pues no va a ser fácil que una empresa privada quiera asumir una plantilla de 441 personas, que en 2012 costó al erario público regional 38,7 millones de euros. En consecuencia, ese camino está cerrado, en mi opinión.

El problema, por tanto, es de modelo. Lo que se está demostrando inviable es que cada gobierno regional tenga una televisión para manejar a su antojo, porque eso es carísimo y lo acabamos pagando todos de nuestro bolsillo. Nunca debió haber televisiones autonómicas, y sobre todo en regiones que no tienen dos lenguas cooficiales.

La gran paradoja de todo esto es que hay una solución; y es fácil. Con los cientos de millones que se ahorrarían las autonomías se podrían firmar convenios con los centros territoriales de RTVE en cada autonomía, y a partir de ahí, aumentar la producción propia en cada uno de ellos, haciéndola compatible con la programación nacional.

¿Todavía estamos a tiempo? Solo si PP y PSOE estuvieran dispuestos a negociar un nuevo modelo de televisión pública, duradero, y que valiera para todos.¿Un imposible, como una ley de Educación por consenso, que nunca la hemos tenido?

De momento, esto es lo que hay. Y es la ruina.

Emergencia en Hiendelaencina: hechos y valoraciones

Estos son los hechos.

Sábado 5 de octubre. Varios vecinos de Hiendelaencina avisan al Ayuntamiento de que el agua salía roja y parecía gasoil. Con posterioridad se averiguó que este gasoil tenía su origen en una casa rural del pueblo. Por causas que la investigación deberá aclarar, unos 300 litros de gasoil acabaron en la red de abastecimiento de agua. El pueblo se suministra desde entonces mediante cisternas, que les sirve Diputación.

14 de octubre. Mañana. Ha pasado una semana y el alcalde de Hiendalencina se confiesa desesperado.Declara a nestro diario que han estado unos técnicos de Sanidad de Sigüenza y “me han acojonado del todo”. Porque la solución que le han dado es arrancar las tuberías, incluidas las de las viviendas,ya que puede haber bolsas en ciertos sitios, que se pueden mover en dos o tres meses. Ha contactado con con Repsol, con Cepsa, y con otras empresas, y cada una dice una cosa.

14 de octubre. Tarde.El servicio de Salud Pública de la Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales informa en un comunicado que el agua de la red municipal de Hiendelaencina es “apta para el consumo humano”. Según se afirma en una nota oficial, “las últimas muestras recogidas han sido negativas por lo que los vecinos pueden utilizar el agua de la red municipal”.

14 de octubre. Noche. El Ayuntamiento de Hiendelaencina, gobernado por el PSOE, exige a la Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales una confirmación explícita y por escrito de que el agua de toda la red municipal es apta para consumo humano y puede ser utilizada por los vecinos. A pesar de que el Servicio de Salud Pública lo ha confirmado a través una nota de prensa, “el Ayuntamiento tan solo ha recibido los resultados de los análisis efectuados el pasado día 8 de octubre en varios puntos de la localidad, acompañados por un escrito que no se corresponde en absoluto con las afirmaciones transmitidas a través de los medios de comunicación”, dice el Ayuntamiento de Hiendelanecina en un comunicado emitido con posterioridad. “La coordinadora de los servicios periféricos de Sanidad se ha limitado a decirnos que las muestras tomadas en unos lugares concretos y en un momento concreto no están contaminadas, pero de ahí no se puede deducir que toda la red esté limpia”, subraya el alcalde, Mariano Escribano.

15 de octubre. El delegado de la Junta en Comunidades en Guadalajara, José Luis Condado, asegura que “el hecho de que el agua sea o no potable no lo dictamina una decisión política, sino que se basa en unos informes técnicos realizados tras análisis científicos”. Condado realizó estas declaraciones para salir al paso de las “infundadas críticas” de los representantes del Partido Socialista en las censuraron, “desde la total ignorancia”, la forma de actuar de la Junta de Comunidades en el caso del vertido de gasoil en la red municipal de Hiendelaencina. También informa que Salud Pública seguirá haciendo controles, para la total tranquilidad de los vecinos.

15 de octubre. A pesar de las recomendaciones de Sanidad, el alcalde de Hiendelaencina, Mariano Escribano, decide mantener el Bando Municipal que prohíbe el consumo de agua potable hasta que no le comuniquen por escrito que el agua se puede beber sin riesgo. La portavoz socialista María Antonia Pérez León califica de “temeridad” la decisión Salud Pública.

31 de octubre. Mañana. La directora general de Salud Pública, Drogodependencias y Consumo, María Dolores Rubio, rectifica la posición inicial de su departamento y asegura que no es aconsejable utilizar el agua de la red de abastecimiento de Hiendelencina “tanto para el uso en la cocción de alimentos, en la limpieza de la vivienda y en el aseo personal”. En un nuevo comunicado de Salud Pública, que ignora el emitido por ese mismo servicio el 14 de octubre, se dice lo siguiente:“En primer lugar, se mantiene la recomendación del primer día de no consumir agua de la red, y emplear las cisternas de Diputación. La prohibición en el uso de agua es tanto para el uso en la cocción de alimentos, en la limpieza de la vivienda y en aseo personal”. Rubio informa también que “los técnicos han concluido que la opción recomendada es la sustitución parcial de los tramos de la red afectados por el vertido accidental”.

31 de octubre. Tarde. El diputado socialista Luis S. Tierraseca, comparece de urgencia en el PSOE en una rueda de prensa en la que no está ni el alcalde de Hiendalencina ni la portavoz de Sanidad del partido. En ella acusa de “incompetencia, ineptitud e improvisación” a los responsables de la Junta de Comunidades. También pone el acento en que el suministrador del gasoleo fue una empresa del alcalde de Jadraque, Alberto Domínguez, del PP, y llegó a decir que fue causada por ella.

Estos son los hechos. Ahora vienen las valoraciones.

1.-El alcalde de Hiedelaencina obró con prudencia al mantener su bando mientras no recibiese una comunicación por escrito que garantizara la potabilidad del agua.

2.-La Junta de Comunidades se precipitó al declarar potable el agua el 15 de octubre sin esperar a nuevos análisis.

3.- El delegado de la Junta, José Luis Condado, patina en la gestión de esta crisis al calificar de “infundadas” las sospechas del alcalde de Hiendelaencina. Pero acierta al garantizar que seguirán haciéndose controles.

4.- Salud Pública falta a la verdad cuando dice que se mantiene la recomendación del primer día de no consumir agua de la red. Y el que falta a la verdad es…

5.- El diputado socialista Luis Tierraseca se equivoca al poner el acento en que la empresa suministradora del gasoil es propiedad de un dirigente del PP y responsabilizándola de lo ocurrido. Al día de hoy no se sabe con certeza de quién es el error, si del operario de suministrador o de la casa rural, y por qué el gasoil acaba en la red de abastecimiento. Será un tribunal el que determine quién es el responsable, porque de ahí se derivarán las cuantiosas reclamaciones que harán los perjudicados. Por último, mezclar la actividad empresarial de un señor que ocasionalmente ocupa un cargo público con las responsabilidades de un partido político es un desatino. ¡Ni que hubiera sido Ana Guarinos la que manejó la manguera de la cisterna!

6.- El alcalde de Hiendelaencina hizo bien desmarcándose de esa rueda de prensa, porque lo que tiene que buscar ahora es la colaboración institucional de la Junta y la Diputación para solucionar un problema complejísimo, con muchas aristas legales. Y no olvidemos que los medios de ese ayuntamiento son un teléfono y un secretario, que va dos veces por semana.

7.-Ni que decir tiene, que falta por realizar un estudio para determinar qué tramos de tuberías deben ser arrancados y quién adelantará el dinero a los vecinos que tengan que sustituir las tuberías, hasta que un juzgado delimite esas responsabilidades.

8.- El consejero de Sanidad, José Ignacio Echániz, a buen seguro que tomará también sus decisiones a la vista de lo ocurrido y de la gestión que se ha hecho de esta crisis. Que no ha acabado, ni mucho nenos.

Pero de momento. Esto es lo que hay, y no me ha gustado.

Ir a la barra de herramientas