Archive for noviembre, 2018

Residuos por empleo, un mal negocio para Guadalajara

Hay un debate que muy pronto habrá que abordar, y en el que Guadalajara se juega mucho. Me refiero al mal negocio que haría nuestra provincia si se cumplieran las previsiones que tiene en cartera el actual gobierno de Pedro Sánchez, pues mientras por un lado ha paralizado la construcción del Almacén Temporal Centralizado (ATC) de Villar de Cañas (Cuenca), por otro avanza que no tiene entre sus planes prolongar la vida de las actuales centrales nucleares. De una manera muy resumida, si ambos propósitos se cumplen esto significaría dos cosas:

A) Que los residuos nucleares de alta actividad que se almacenan en los ATIs de las centrales nucleares de Almonacid de Zorita (en la última fase de desmantelamiento) y en la de Trillo deberían quedar allí sine die, porque ese ATC de Villar de Cañas en donde ya deberían estar los bidones, si se hubieran cumplido los planes de ENRESA (Empresa Nacional de Residuos), está suspendido a pesar de que se han enterrado en él centenares de millones del contribuyente, y la decisión del actual gobierno y sus socios es que esta suspensión se convierta en definitiva. Esto significará que a falta de otras soluciones que no va a resolver ese futuro Plan de Gestión de Residuos (un brindis al sol en toda regla) los municipios de Almonacid de Zorita y de Trillo seguirán siendo unas instalaciones nucleares a todos los efectos más allá de que en ellas ya no opere ninguna central nuclear. ¿Repercusiones? Los ayuntamientos del entorno de 10 km. no perderán las compensaciones que reciben de ENRESA y que van en función de las toneladas de combustible gastado que guardan esos ATIs. Y para la economía de la zona, el desierto. Los ATIs no generan otro empleo al margen de la seguridad que deberán tener ambos emplazamientos, es decir, cuatro gatos.

B) Guadalajara se queda por herencia con los residuos de alta actividad (que tienen una vida de varios miles de años, ni usted ni yo veremos el final de esta historia) y en cambio pierde con el cierre programado a 10 años vista (2029) de la central de Trillo, la industria más potente que hay en Guadalajara con 1.300 empleos entre directos, indirectos e inducidos. La que más impuestos paga en Castilla-La Mancha a las distintas administraciones (una contribución estimada por la central en unos 50 millones). La que más inversión anual genera (unos 40 millones anuales) y la que más formación ofrece a empleados y colaboradores (unas 48.800 horas). Pues bien, a pesar de los fríos datos el secretario de Estado de Energía, José Domínguez, indicó que no está en los planes del Gobierno prorrogar las licencias para las centrales nucleares: “Se podrían prorrogar, pero no es lo que contemplamos; lo que sí contemplamos es un cierre escalonado”, dijo recientemente en el vigésimo Encuentro del Sector Gasista organizado por el diario Expansión. Los planes del Gobierno de Sánchez es
que “antes de 2030” dejarían de operar todas las nucleares (en 2028 concluirá la última licencia en vigor, la de Trillo),y a partir de ahí el único empleo que generarían es el desmantelamiento, que sería escalonado entre las distintas nucleares a liquidar.

Nuevamente, una decisión de Estado, de gran calado para la economía de España, como es el papel a jugar por la energía nuclear en el futuro, se convierte en la decisión de un gobierno minoritario que no sabemos cuánto va a durar y que no es fruto de un gran pacto nacional para disponer de una energía competitiva para nuestras empresas (a pesar de que las últimas deslocalizaciones  se ha argumentado precisamente eso, el alto coste de la energía en España). Algo insólito, por no decir frívolo, si tenemos en cuenta de que la potencia nuclear instalada en la España peninsular (datos del 1ºsemestre de 2018) equivale al 7,2%, y sin embargo genera el 20,6% de lo que consumimos en España, por su eficiencia. Pues bien, sin debate previo que valga, tiramos a la basura el 20% de la energía que actualmente se produce en España, no sabemos muy bien cómo la sustituiremos porque las renovables, que generan ya el 46% de la energía nacional dependen de factores externos como el viento o el sol, aunque sospechamos que el día que haga falta (porque este mercado va por horas) acabaremos comprando le energía a Francia que producen… sus nucleares.

¿Una decisión de este tipo se puede tomar sin más por una cuestión política? Pues ya vemos que sí, porque como repetidamente ha explicado el director de la central de Trillo, Aquilino Rodríguez, técnicamente no hay motivos para limitar la vida de las centrales a 40 años: “En otros países están funcionando con 50 y 60 años. La central no está igual que cuando comenzó a funcionar hace 30 años, se renueva tecnológicamente todos los años, se modifica y se mejora”. Pues no, aquí se cierra por una cuestión dogmática, porque es lo políticamente correcto, y lo que Rodríguez nunca se imaginó, un escenario de cierre de Trillo para el 2029, cada día está más cerca.

Y lo que es más novedoso: empieza a ser asumido por la propiedad de las centrales, por la alta fiscalidad que soportan, asunto que va a pesar mucho en la decisión que habrá que tomar dentro de seis años, en 2024.Y así lo reconocía, la consejera delegada de Iberdrola España, Ángeles Santamaría, que en un reciente debate consideró viable cerrar las centrales nucleares cuando cumplan 40 años, mientras que el consejero delegado de Endesa, José Bogas, ve dificultades “técnicas” para parar cualquiera antes de 2027-2028. Solo hay que recordar que Iberdrola, con un 48%, es la mayoritaria en la propiedad de
Trillo, cada vez está mas volcada en las renovables, con una fiscalidad privilegiada, y por lo que se desliza no pondría demasiados ascos a la decisión de liquidar el sector nuclear en España.

Todo lo que vaya a pasar sucederá antes de 2024, cuando haya que empezar a presentar papeles para la renovación de la licencia que caduca en 2018. No me digan que un asunto de este calado no merecería un debate en profundidad sobre dónde va al sector de la energía en España, y ya no digamos en una provincia de Guadalajara, con lo que se está jugando su economía: empresarios, sindicatos, partidos políticos….Por no hablar de Castilla-La Mancha, cuyo presidente García-Page, que no hace ascos en visitar hasta la más modesta de las empresas, no ha visitado nunca la central de Trillo, aunque solo sea para saber qué hace esa gente ahí y a qué dedican su tiempo libre. Pero esto es lo que hay, partidos provinciales que son meras delegaciones de Toledo, y que no son capaces de poner en valor los intereses de Guadalajara propiciando un debate sereno; y una sociedad civil que no distingue lo importante de lo accesorio entre tanta demagogia populista. No me quiero ni imaginar el páramo en que se convertirá la Alcarria alta cuando solo haya unos agentes de una empresa de seguridad vigilando el almacén de residuos desde lo alto de su gorra en lo que fueron las instalaciones (desmanteladas) de Trillo y Zorita.

Y luego vendrán algunos hablando de despoblación, de ecología y de la importancia de cuidar nuestro medio rural.¡Perdón si me río! ¡Residuos por empleo industrial, vaya negocio que vamos a hacer en Guadalajara!

Preguntan por Araceli Martínez  

En la segunda semana de noviembre se hizo en Guadalajara una encuesta telefónica en la que se preguntaba por la valoración del Ayuntamiento y la gestión  municipal, principales problemas de la ciudad, y como último asunto preguntaban si  conocían a Araceli Martínez; y si la respuesta era afirmativa su valoración en una escala de 1 a 10.Me consta que el sondeo no fue encargado por el PSOE de Guadalajara, así que presumo que será asunto del PSOE regional.  Desconozco el resultado de la encuesta, por lo que ignoro si habrá o no ayudado a impulsar definitivamente la candidatura de la viceconsejera y directora del Instituto de la Mujer para la Alcaldía de Guadalajara, pero teniendo en cuenta que las Primarias en el PSOE están ya convocadas, tiene toda la pinta de que Araceli Martínez puede ser la candidata socialista favorita a la Alcaldía, y que contaría con el beneplácito del palacio de Fuensalida, en cuyo Consejo de Gobierno se sienta, cada semana, muy cerca de Emiliano García-Page.

Esta posibilidad se refuerza porque me consta, además, que una encuesta muy similar se hizo hace unos dos meses, y en ella se preguntaba por otros dos nombres:  Pilar Cuevas, viceconsejera de Administración local,  y Alberto Rojo, delegado de la Junta. Este último sería el favorito de la Ejecutiva Provincial, pero hay un problema: Rojo no ha recogido, todavía, el guante por asuntos personales y familiares. De ahí la explicación de  esta encuesta de última hora con un nuevo nombre, el de Araceli Martínez.  Si finalmente se concretara, habrá que ver si los “sanchistas” presentan o no candidatos, y si tenemos al final Primarias en la capital. Sus principales líderes están  ahora en otras cosas: Magdalena Valerio de ministra, María Antonia Pérez León de directora general y Daniel Jiménez de asesor de la ministra, así que si dan el paso adelante deberán tirar de lista. Pronto sabremos cómo queda la partida, ya que las precandidaturas tendrán que presentarse los días 24 y 25 de noviembre. Tras el proceso de validación y proclamación oficial de candidaturas, en caso de haber más de una, la jornada de votación de los militantes se celebrará el 15 de diciembre.

Queda pendiente por despejar el asunto de Azuqueca, donde la Ejecutiva Provincial no ha convocado Primarias y ha enviado un requerimiento a la Ejecutiva Federal, de la que es miembro Magdalena Valerio, no lo olvidemos, sobre la validez o no del espectacular aumento del censo producido en la Agrupación Socialista de Azuqueca. Si estos nuevos militantes pudiera finalmente votar, en contra de los criterios de la Ejecutiva Provincial, den por hecho que no habrá  Primarias en Azuqueca con lo que José Luis Escudero tendrá que esperar y  el sanchista  José Luis Blanco será proclamado único candidato. Esto es lo que hay en el PSOE.

En los demás, poca cosa. José García Molina, el  candidato favorito del aparato de Podemos a la presidencia de la Junta, aunque no el único,  estuvo hace unos días en Guadalajara para hablar con sus confluencias y ver con qué marca se presentarían en la capital y provincia. Podemos e Izquierda Unida apuestan por una candidatura regional que se podría llamar Unidas Podemos Castilla-La Mancha, en femenino, aunque ediles como Susana Martínez no ocultaron que “tal vez no sea necesario inventar nombres nuevos ni sumar siglas sino continuar el trabajo hecho, y mejorarlo”. Hay que recordar que estos ediles tienen registrada la marca Ahora Guadalajara, por si vienen mal dadas.

En el PP y Ciudadadanos no se dará un paso con los candidatos a la Alcaldía mientras no terminen las elecciones en Andalucía. Ahora todas las energías están volcadas allí, porque su resultado marcará tendencia y puede dejar a algún reciente liderazgo nacional con plomo en las alas, si Ciudadanos logra el “sorpasso” con el PP.  Mucho interés también sobre si Vox entrará en la cámara andaluza y por los daños colaterales que puede inferir al PP, aunque se quede en las puertas.

 

Foto superior: Araceli Martínez.

Vodevil populista

Esta semana hemos asistido a un vodevil cuyo teatro ha sido nada menos que nuestro Tribunal Supremo. Define la RAE el término vodevil: “comedia frívola, ligera y picante, de argumento basado en la intriga y el equívoco, que puede incluir números musicales y de variedades”. Menos las señorías del Supremo bailando el can-can, con Sánchez tomando apuntes a lo  Toulouse-Lautrec, para inmortalizar el momento y venderlo en los muelles del Sena, el resto de ingredientes están todos.

El Tribunal Supremo se comportó con frivolidad, porque teniendo un fallo que afecta a decenas miles de personas  la Sala de lo Contencioso del del TS se tiró a la piscina dictando una sentencia en favor de  los tenedores de la hipoteca sobre los bancos y comunidades autónomas en el Impuesto de AJD por las escrituras ante notario de las hipotecas.  Y como se monta el follón universal sobre qué repercusión podría tener el fallo en la cuenta de resultados los bancos o, lo que es peor, cómo demonios van a devolver las comunidades  autónomas los miles de millones devengados hasta ahora, pues nos encontramos con que el Supremo convoca un pleno para unificar doctrina. ¿Pero no habría que haberlo hecho al revés, señorías? ¡Primero unificar criterios, si la norma es tan mala que da tantas posibilidades de interpretación; y luego redactar las sentencias! Pues no, el pleno del Supremo se divide en dos y con frivolidad y alevosía dicta una resolución en sentido contrario al de la Sala, y ahora la mayoría (raspada), sostiene que el impuesto lo deben pagar los bancos y no los ciudadanos. Pero eso sí: les hace un inmenso favor a estos al no declarar la retroractividad de la sentencia. Si el Alto Tribunal hubiera fallado a favor del consumidor, cada hipotecado se podría haber ahorrado, de media, 1.455,28 euros, lo que supondría más del 50% de los gastos iniciales de este tipo de préstamos. ¿Se imaginan que el Supremo hubiera declarado la retroactividad de la medida, por lo menos de los últimos cuatro años?  ¿Cómo lo devuelven Page, Susana, Torra, Feijóo y compañía?

Es todo un vodevil de gran ligereza, porque cuando el presidente Sánchez ve que el Supremo se la deja botando, le falta tiempo para rematar a puerta y colarle un gol al alto tribunal para satisfacción de la grada fan. Mira que este impuesto lleva tiempo vigente, desde que Solbes se lo sacó de la manga para tapar agujeros en el último gobierno de Felipe González; pues bien: ahora se entera el señor Sánchez, que emulando al general Perón,  proclama ante miríadas de hipotecados expectantes ante el televisor  que va a sacar un decreto para corregir al Supremo y que sean los bancos los que se hagan cargos del impuesto. Pero eso sí: no será con  carácter retroactivo, así que los bancos tan contentos, porque el meollo de la cuestión estaba en la retroactividad, y el decreto de Sánchez (si  finalmente se llega a aprobar como Real Decreto, porque hay dudas de que sea constitucional al ser una medida fiscal), pues no deja de ser el chocolate del loro. Aunque Sánchez les advierte a los bancos que no repercutan el impuesto en los clientes, lo primero que harán las  entidades financieras es subir las hipotecas. No cabe más ligereza en el planteamiento del Gobierno.

Y el vodevil, por último, es también picante, porque ha tenido en ascuas a miles de personas que en las últimas semanas estaban pendientes de que el banco les aprobara la hipoteca y este lo demoraba hasta saber el pronunciamiento del Supremo. Ahora que ya sabemos por donde van lo tiros, el mercado hipotecario volverá a abrir, aunque un poco más caro para el contribuyente.  Y las comunidades podrán seguir cobrando su impuesto con un tipo que va desde el 1,5 en las  ocho comunidades con el impuesto más alto a los 0,5 del más bajo (País Vasco y Navarra, dos privilegiadas comunidades forales, y las ciudades autónomas de  Melilla y Ceuta). Castilla-La Mancha tiene el 1,3, cinco décimas menos que la vecina Madrid.

Esto es lo que hay: un vodevil en el que solo ha faltado incluir un número de variedades a la puerta del Supremo. ¡Con lo que cuesta dar prestigio a las instituciones del Estado y con qué poco un trabajo de años se puede ir al garete por la ligereza del Tribunal y la frivolidad  del Gobierno!

UNA CAJA DE BOMBAS.- ¿Se imaginan lo que hubiera ocurrido, con lo que está saliendo en el caso Villarejo, si Cospedal hubiera sido elegida en las Primarias del PP su Presidenta Nacional, y candidata por tanto a la Presidencia del Gobierno? ¿O lo que puede suceder con unas elecciones autonómicas y locales en puertas si la fonoteca del corrupto Villarejo sigue enlodazando la política nacional? ¿Quién mueve  y con qué intenciones los hilos de la marioneta, ahora que Villarejo está en prisión?  ¿Se puede ir a unas elecciones con un mínimo de sosiego cuando cualquier día  cualquiera puede estar  en la picota, como le ha sucedido a Cospedal por jugar con fuego?

El populismo, que aliado con el independentismo sedicente y sedicioso no pierde reo en socavar el prestigio de las instituciones del Estado (solo hay que navegar por las redes sociales para comprobarlo), ahora que nos acercamos al 40 aniversario de la Constitución puede estar satisfecho. ¡Vaya semanita que les hemos brindado! Pero esto es lo que hay.

 

Ir a la barra de herramientas