Archive for marzo, 2014

Las instituciones deben liderar el convenio sanitario con Madrid

La Diputación de Guadalajara, como hizo el ayuntamiento de Loranca  de Tajuña, del PP, ha rechazado una moción de la Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública que los partidos de izquierda van a presentar en los ayuntamientos de la provincia en la que se urge a la firma de un convenio sanitario con la comunidad de Madrid.

Empiezo por decir que entiendo que al PP, como partido que respalda a los gobiernos de Rajoy y Cospedal, no le haga ninguna gracia respaldar la propuesta de una plataforma que políticamente  está en sus antípodas y que la integran PSOE, IU, UPyD o el sindicato UGT, entre otros. Aquí nadie se chupa el dedo. Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, desde el PSOE se ha construido un discurso en el que se parte de una premisa que no se corresponde con la realidad, como es que alguna vez hubiera habido entre las comunidades de Castilla-La Mancha y Madrid un convenio sanitario reglado que regulara esa colaboración. Nunca lo hubo. Y de hecho los que llevamos 30 años defendiéndolo, gobierne quien gobierne,   así  lo reclamamos al uso y manera de nuestra vinculación con la Universidad de Alcalá, que está regulada por Ley,  porque en Guadalajara se peleó duramente por ello. Tiren de hemerotecas.Cuando insistía en mis artículos que la deriva autonomista  acabaría poniendo en peligro nuestra relación  con Madrid, siempre obtuve la misma respuesta de los altos cargos gobernantes: “Tu, Santiago, siempre tan alarmista en estas cosas de la autonomía”.

Pues bien,  lo que tenía que pasar pasó, y cuando la crisis económica se llevó por delante aspectos fundamentales del  el sistema de financiación de las autonomías españolas, sucedió que con ella se fue al garete el fondo de cohesión, que es el que se utilizaba para compensar estos gastos entre pacientes de distintas comunidades. Y así sucedió que Castilla-La Mancha cada vez pagaba peor los gastos de sus “nacionales” en los hospitales de la sanidad madrileña, que empezó a mosquearse por ello. Durante el gobierno de Barreda ya se empezó a restringir el uso de los hospitales madrileños,  y se empezó a practicar ese “turismo sanitario” desde Guadalajara  a  hospitales de Toledo, Ciudad  Real o Albacete, cierto. Pero es al tomar posesión el nuevo gobierno Cospedal cuando la consejería de Sanidad frena en seco esas derivaciones, como me lo reconoce en una entrevista el consejero de Sanidad, José Ignacio Echániz: “No tenemos dinero”.

Eso es lo que pasó. Cuando llega Echániz a la consejería  se encuentra con que no tiene dinero para que los pacientes de Guadalajara sigan teniendo sus hospitales de referencia en Madrid. Llegan los tiempos duros de la crisis, cada autonomía  se cierra sobre sí misma y solo piensa en los suyos; y en la práctica el sistema sanitario estatal solo queda para las urgencias a vida o muerte y los desplazados.  Ahí tienen el reciente caso de la niña fallecida del condado de Treviño a la que un cabeza de huevo de la sanidad vasca decide no enviar una ambulancia a su pueblo, administrativamente Burgos,  y el padre desesperado la traslada en su coche a  la vecina Vitoria.

Sin que nos diéramos cuenta, han cambiado  un sistema público  estatal y español  por  17 sistemas autonómicos de su padre y de su madre. Y como Guadalajara está en la periferia de la autonomía en la que nos metieron,  más cerca de Madrid que Castilla-La Mancha, pues somos  sus “nacionales” los que pagamos  los platos rotos con viajes interminables al quinto pino ( manchego)  de pacientes y familias. ¡Qué forma tan maravillosa de acercar los servicios públicos al administrado y al contribuyente, que es el que paga esta juerga!

No es por tanto el gobierno de Cospedal el que genera por su intrínseca maldad este problema, como acusan interesadamente desde la oposición, pero lo que ya no cuela es que ante la petición de Agamenón  o de su porquero para urgir al mentado gobierno regional  a que lo arregle, la única respuesta que se ofrezca  desde las instituciones guadalajareñas es que estos señores socialistas dejaron la sanidad hecha unos zorros y entrampada hasta las cejas. Aun siendo esto  cierto, han pagado  por ello y por eso  están en la oposición. Y eso es lo que les pasará a los que ahora gobiernan si no lo arreglan.

Así que vuelvo al principio. Entiendo los recelos del PP a no hacer seguidismo político de ciertas iniciativas, pero  cuando se vota en contra de un enunciado como el que proponía la moción de marras, lo que la técnica parlamentaria requiere es presentar una moción alternativa para patentizar que esa voluntad existe. El  PP en la Diputación cometió un error de bulto al no hacerlo, que no les habría ocurrido a los Tomey, Bono, Irízar o Bris,  que se las ingeniaban para estar en cabeza de la pancarta aunque fueran ellos los que gobernasen. Pero esto es lo que hay.

Bono solía decir que España valía más que el PP y el PSOE juntos. Y se quedaba tan ancho como Dominguín. No sé si sería demasiado pedir a los señores políticos que nos representan (y cobran por ello) si tendrían a bien llegar a un consenso sobre un tema tan trascendental como el que nos ocupa, y que por lo tanto debería estar fuera de la pugna política. No sé si llegan a darse cuenta de que este asunto nos compete exclusivamente a los de Guadalajara, y solo un poquito a la comarca de La Sagra, en Toledo, así que si  no nos ponemos de acuerdo entre nosotros, ¿cómo vamos a convencer  a los señores políticos de la autonomía que esto es un asunto tan trascendente, que si no se arregla, rompería las reglas del juego por las que se creó Castilla-La Mancha y Guadalajara se integró en ella?

Si quieren hasta les redacto una moción para que la puedan firmar todos los que crean que Guadalajara vale más que el PP, PSOE e IU juntos.

“Instamos al gobierno de la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha a firmar con el gobierno de la comunidad de Madrid un convenio sanitario con el fin de que vuelvan a ser atendidos los usuarios de la sanidad pública de Guadalajara en los hospitales de Madrid, cuando así se requiera, como  ha venido sucediendo históricamente en razón de la cercanía entre ambos territorios. Este convenio se podría extender a otras  zonas de Castilla-La Mancha que estuvieran interesadas y en justa correspondencia a los pacientes de la sanidad autonómica madrileña en el territorio de CLM”.

Las instituciones deben liderar a la sociedad. Cuando esto no se produce se extiende la impresión de que las instituciones  no son eficaces y por extensión el sistema mismo. En fin, que como decía el añorado Adolfo Suárez, muñidor de grandes consensos durante la Transición,  hay que dar la categoría de normal a lo que en la calle es normal. Y no puede ser más normal que nos atiendan en hospitales que están a 50 kilómetros –cuando no se puede en el de Guadalajara–, en lugar de otros que se ubican a 170, 250 o 300.     

P.D. Pues que quieren que les diga: la mejor manera de homenajear a Adolfo Suárez es seguir trabajando y no suspender ruedas de prensa, exposiciones, conferencias y todo tipo de eventos insitucionales.  Pero…

Este Deportivo tiene mucho mérito

Lo que está haciendo este año el Deportivo Guadalajara tiene mucho mérito. Porque pareciera como si el destino, el insondable funcionamiento de la Justicia o la arbitrariedad de la liga profesional  que maneja el tal Tebas le aporta al club una dificultad añadida que no se le exige el resto de las SA deportivas.

A saber. Una cuestionada ampliación de capital acabó con el Deportivo abrasado en las llamas del infierno, con un descenso de categoría, que castiga injustamente al aficionado, en contraste con otros casos similares en los que se tuvo la manga más ancha: Alcorcón, Murcia, Deportivo, Barcelona…El Deportivo  Guadalajara no tuvo un Cardenal que le escribiera,  no debe dinero a nadie ni está al borde de la quiebra, pero acabó en el foso de los leones devorado por los comité deportivos que no encontraron mejor despojo para que sirviera de escarmiento general. Un club con apenas dos años Segunda División,  con  escasa influencia en  la Liga y representativo de una ciudad de la que se puede decir lo mismo que su equipo en el concierto nacional.

Y luego llegó la Justicia, con sus plazos y procedimientos. No se le concedió la cautelar, su Señoría se fue de vacaciones mientras el proceso sigue su trámite ordinario –es decir, algún año fallarán el caso—y el Deportivo se vio descendido en pleno mes de agosto con todo lo que ello lleva consigo. Dar de baja a la mayoría de la plantilla de Segunda A, por una elemental cuestión presupuestaria y deportiva,  el entrenador-amuleto se marcha a su Vizcaya natal, porque no quiere entrenar en Segunda B, hay que nombrar a otro equipo técnico nuevo deprisa y corriendo, y mientras el resto de los equipos de Segunda B empiezan la pretemporada,  el Deportivo Guadalajara tiene que buscar una plantilla nueva –quedan 3 de la anterior—con lo que le han dejado los demás. Por si fueran suficientes dificultades,  le asignan para jugar un grupo lejano en la otra punta de España, con equipos sin tradición entre la afición morada, que desde que conoció el descenso administrativo tiene un mosqueo  de campeonato. Ya nos pasó una vez. Cuando el Baloncesto Guadalajara ascendió a la Liga ACB y no encontró los avales, hubo gente que juró no volvería más a una cancha de baloncesto, y lo ha cumplido. Por eso a un equipo tan apañado como el CEBA le cuesta tanto que vaya el público a verlo.

Pues bien, a pesar de las calamidades descritas, y con esta plantilla reclutada a última hora en la playa, el Deportivo está en plazas de play-off con cuatro puntos de diferencia sobre un equipo histórico como el Cádiz, y en disposición de conseguir todos los objetivos.

Pero como en el Deportivo todo lo normal es complicado, se apuntó a la Copa Federación, porque deja un buen dinerito a medida que van pasando las eliminatorias, y se ha encontrado con que ha llegado a  la final cuando precisamente se está jugando el play-off con sus rivales más directos. Como  consecuencia de este sobreesfuerzo, al  Deportivo se le lesionan tres titulares, dos de los cuales dos no podrán jugar los partidos ante el primero, segundo y tercer clasificado (Lorca, Albacete y Cartagena). Y para acabar de hacer el número de la cabra, entre los partidos del Cartagena y el  Albacete les ponen a jugar entre semana la final con el  Ourense, con Ángel  Villar en el palco. Si yo fuera Retuerta, le pondría directamente al presidente  federativo la camiseta morada y que juegue en puesto de Prosi.

En fin, que este es el Deportivo y su corte de los milagros, unos jugadores que se lo  merecen todo, incluso que los aficionados alcarreños que siguen todavía cabreados por el descenso vuelvan al Escartín el domingo, porque esta vez no hay excusas: pueden conseguir la entrada anticipada por 1 euro.  Además, llega el Lorca, el otro equipo milagro de la categoría. Es un recién ascendido, que tenía por objetivo mantenerse, pero ahí están los tíos,  de líderes en solitario. Para subir a segunda hay dos vías: la civil o la criminal. Mientras sigue macerándose el recurso ante la Justicia, vamos a ver si podemos ascender metiendo solo goles.

Esto es lo que hay.

 

Una mirada a aquel 11-M de 2004

Nunca llegaremos a saber quién  habría ganado estas elecciones  si el 11-M hubiera sido un día normal, como tantos otros, en la línea de Cercanías entre Madrid y Guadalajara. En consecuencia, como no somos ni profetas ni videntes, no cabe otro comportamiento democrático que la aceptación de la legítima victoria electoral del PSOE de José Luis Rodríguez Zapatero y felicitar a su partido por ello. En ese aspecto, el comportamiento del candidato frustrado del PP, Mariano Rajoy, por no hablar de Luis de Grandes, que actuó como portavoz del Pp de Guadalajara, fue impecable y deportivo.

Atribuir la victoria de Zapatero nada menos que a Bin Laden, como ha hecho algún columnista y algunos periódicos y políticos extranjeros, es sencillamente un error y un desprecio por los 25.615.598 votantes que acudieron a las urnas, el pasado domingo, y que decidieron un cambio en el gobierno de España.

Acebes y Aznar no han sabido gestionar la crisis tras el atentado terrorista, especialmente el primero cuando atribuyó, sin lugar a dudas,  el atentado a ETA y calificó de “indignos”  a los que manejaban otras hipótesis. Sólo dos días después, el ministro del interior corrigió  el tiro, al informar puntualmente de unas detenciones que obviamente perjudicaban los intereses del PP, porque desmontaba  la hipótesis que Acebes y todo el PP habían defendido, imprudentemente, desde las primeras horas del atentado (¡qué listo fue una vez más el Rey!). Pero ya era tarde, y la izquierda supo sacar provecho de un error, utilizando algunos recursos (esas manifestaciones a las puertas del PP) que caen en la extravagancia cuando, al día siguiente,  cada español tiene oportunidad de expresarse en las urnas. ¿Y qué paso entonces? Que a Aznar se le acabó la baraka, esa suerte necesaria en la carrera de un político. El presidente del Gobierno (en funciones) jugó con fuego apoyando a Bush en la guerra de Irak, contra la voluntad de una inmensa mayoría de los españoles, electores del PP incluidos. Aznar sabía que por muchas manifestaciones que hubiera , la política internacional nunca decidió unas elecciones en ningún país del mundo mientras se pueda contrarrestar con un buen  balance económico. El atentado del 11-M (nuestro 11 de septiembre español) convirtió a la guerra  de Irak en una cuestión  interna, de fuerte carácter emocional,  y España decisió castigar al PP, pasando por alto la buena gestión económica que ha hecho especialmente el equipo de Rodrigo Rato, el vicepresidente que –aseguran—discrepó en la intimidad del Consejo de Ministros sobre la estrategia de Aznar, y que luego perdió la carrera sucesoria. Un análisis frío de los datos evidencian que el atentado estimuló un participación récord, como ocurrió en las elecciones siguientes al 23-F,  y que tanto los jóvenes como ese segmento de electores que suelen engrosar las listas de la abstención, acudieron a las urnas para pasar factura al PP y propiciar un cambio de gobierno.

El gran mérito de Zapatero es haber estado allí, como alternativa creíble, después de una buena campaña electoral en la que, día a día, descontaba la gran ventaja con la que el candidato de Aznar, un Rajoy de perfil bajísimo, inició la carrera sucesoria. Rajoy salió a empatar este partido, se equivocó al sacar a todas horas a pasear el espantajo de Carod-Rovira , que ha hecho polvo a CiU y al propio PP e Cataluña. Aznar se paseó por España mostrando su imagen más antipática y derechista, y el pueblo llano acabó poniendo a cada uno en su sitio. Que cada uno extraiga las consecuencias.

P.D. Este artículo fue publicado por la revista  El Decano el 19 de marzo de 2004. Diez años después lo vuelvo a suscribir y añado algunas apostillas.

1ª) Con lo que luego hemos sabido, me quedé corto en la censura a Aznar sobre cómo gestionó esta crisis, que se inicia con el atentado y concluye con las elecciones del domingo, tres días después. Cuando todo apuntaba hacia el yijadismo,  él y su ministro de Interior siguieron manteniendo la implicación de ETA. Rechazó la invitación de Zapatero para escenificar un frente unido en la crisis, y los errores del gobierno al final fueron aprovechados por el jefe de campaña del PSOE, Rubalcaba, para montar un mitin frente a cada sede del PP en la jornada de reflexión, retransmitido por la Ser. Rajoy por lo menos no cayó en la trampa de los que difundieron la teoría de la conspiración, es verdad,  pero se puso de perfil en la crisis y el 11-M se lo llevó por delante.

2º) El 11-M hubo muchas manifestaciones,  pero muy pocos gritos. La protesta fue silenciosa.  Sigo admirándome  de la moderación del pueblo español, que no cayó en la tentación de culpabilizar a los musulmanes en general de lo que había hecho el fundamentalismo yijadista en nombre de Alá. No habría sido así al revés. En un país con una  población emigrante de las  más altas de Europa, y con la mayor tasa de paro, en Guadalajara no ha arraigado el populismo xenófobo como en Italia, Holanda, Francia, Escandinavia o Grecia. No hay pueblo más neutral en Europa  que el español, solo el Suizo, pero no caigamos en el buenismo de pensar que las fronteras no hay que defenderlas. Que aquí caben todos. O que la democracia, la laicidad, la igualdad de sexos  y la libertad se defiende por sí sola.  No seamos tampoco ingenuos.

3ª Han tenido que pasar 10 años para que las víctimas conmemoren unidas este aniversario. Al igual que no hay pueblo menos beligerante  en Europa como el español, con su tradición de neutralidad en las grandes guerras mundiales,  es difícil encontrar otro en el que haya menos unidad en la sociedad ante las cosas importantes, sea  el Estado, los valores fundamentales o la propia  idea de la nación. En Estados Unidos, Francia o Alemania, por citar tres países tan diferentes estas cosas no pasan.  Y tenemos un problema, claro.

En fin, que esto es lo que hay.

Sin novedad en el frente del paro

Sin novedad en el frente del paro. A los voceros del gobierno les valdrán los datos de febrero para proclamar que la recuperación ha comenzado, porque es notoriamente cierto que por primera vez el paro ha descendido en España en febrero desde que se inició la crisis, aunque los nuevos ocupados solo sean 1.949. Y los de la oposición podrán poner el acento en que todavía tenemos a 4.812.486 personas en esa cola del paro que ya no visita Rajoy.

Más allá de la catarata de declaraciones altisonantes para consumo informativo que siguen a la publicación mensual  de los datos de empleo, si se llegara a confirmar –como pronostican los sesudos analistas—que en los próximos meses esta moderada tendencia de creación de empleo va a continuar, dará la sensación de que hemos dejado atrás ese horror del primer trimestre de 2013 cuando el paro en España superó los cinco millones. Puede que a Rajoy le venga bien, porque tiene por medio unas elecciones Europeas que no interesan a casi nadie y que va a pillar al electorado del PP desmovilizado o cabreado. Pero no convendría echar tampoco las campanas al vuelo, porque como nos ha dicho la señora Lagarde, la jefa del FMI, la salida de la crisis en España va a ser muy lenta, por lo que aun sigue pidiendo reformas que el Gobierno no parece que esté en su ánimo de acometer al final de la legislatura, y siempre estamos expuestos a que un incidente internacional nos fastidie la recuperación.. Pongamos que hablo de Putín.     

En lo tocante a Guadalajara es de las provincias  en las que sube ligeramente el desempleo siguiendo la tendencia de su entorno geográfico, y con ello me refiero fundamentalmente a la comunidad de Madrid. La noticia positiva es que aumenta la contratación indefinida un 31%, con  443 nuevos contratos, un porcentaje todavía pequeño frente al número total de contratos temporales, que alcanzan los 5.435, algunos de apenas una horas, pero si alguien se piensa que han llegado los tiempos en que se genere empleo de calidad que se lo quite de la cabeza. Eso solo llegará cuando salgamos de la crisis, de verdad. Mientras tanto, toca remar. No podemos pasar por alto que en nuestra provincia hay 24.699 parados, que son las grandes víctimas de este estropicio, y que 10.000 de ellos han perdido la prestación. Hago notar que 3.662 de ellos proceden de la Construcción, un sector que nunca volverá a ser  el que fue en nuestra provincia, jamás de los jamases. Ahora no llega ni al 10% de hace cinco años. ¿No podemos hacer algo más en materia de formación para que puedan tener alguna oportunidad real?   

La izquierda insiste en reclamar planes de empleo, que al final consisten en 3 meses de trabajo en algunas obras comunitarias y luego de vuelta a la cola del paro. No seré yo el que critique el aumento de las políticas sociales y los programas que contribuyan a paliar las situaciones de necesidad por las que pasan muchos de nuestros paisanos. Pero no llamemos Planes de Empleo a lo que es Política Social. El empleo lo generan las empresas, y especialmente las pequeñas, y lo que el gobierno tiene que hacer es avanzar en un marco fiscal y laboral que lo propicie. Se han  dado algunos pasos, ahí está lo de la tarifa plana, pero ¡queda tanto por hacer en orden a una fiscalidad más justa hacia los generadores de empleo! Que no son los gobiernos precisamente. Yo casi me doy por satisfecho con que no lo destruyan metiéndose en gastos absurdos para aparentar que hacen. Y prefiero no señalar.

UN CONTRATO DE BASURAS PARA 15 AÑOS.-  El Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales, dependiente del Ministerio de Hacienda, ha levantado la suspensión cautelar del procedimiento de contratación para adjudicar por 15 años, y con un coste de casi 125 millones de euros en un solo contrato, de los servicios de recogida de basuras, limpieza viaria, recogida de ropa usada, recogida de aceite y restablecimiento de la normalidad vial tras accidentes de tráfico en la ciudad de Guadalajara. Tras la paralización por los tribunales del primer megacontrato que propuso Contratación, de haberse confirmado la cautelar habría supuesto un serio revés para el Equipo de Gobierno, ya que le habría dejado con las manos atadas en lo que queda de legislatura.

Este tribunal administrativo, que no judicial, da por buena la tesis defendida por el Ayuntamiento en cuanto a que existe una cantidad variable en los pagos al reconocer que existe “una asunción de riesgo, al menos parcial, por el contratista”. A mí me gusta esta filosofía de pagar por objetivos, y lo que desearía es que el Ayuntamiento luego tuviera los medios para verificar efectivamente su cumplimiento, asunto que duda la oposición. Eso sí, tampoco esto va a ser la bomba, y así el Tribunal hace constar que aunque teóricamente la retribución del contratista no va a ser constante, “la variación no será muy grande a lo largo del periodo de duración del contrato”.

Como saben, este contrato fue recurrido por los grupos Socialista y de Izquierda Unida. El Tribunal no aprecia mala fe o temeridad en ello, así que en este sentido caben pocas críticas, aunque el Equipo de Gobierno les podrá a caer de un burro. Lo que yo me pregunto, teniendo en cuenta que este contrato tendrá una vigencia de 15 años: ¿No habría sido lo normal que se hubiera consensuado entre los dos partidos de gobierno?  En Guadalajara siempre ha estado vinculado el servicio de recogida de basuras con la limpieza viaria, y de hecho numerosos ayuntamientos socialistas siguen estos criterios. Yo conocí otro tiempo en que sobre estas cosas importantes, que trascendían de las legislaturas,  se debatían y muchas veces se llegaban a acuerdos. Claro que eran otros políticos los que, por cierto, la mayoría de ellos tenían además otros trabajos y no creían que la política era una carrera más de la administración. Ahora se ha vuelto a la política del frentismo, en la que ni el equipo de Gobierno tiene el más mínimo interés en coincidir con la oposición, y esta se preocupa más en resaltar sus diferencias que buscar puntos de encuentro. En esto, en los consorcios, en las mancomunidades, en la idea de España… ¡Señor, qué aburrimiento!  ¿Pero es que no aprenderemos nunca de los alemanes, que cuando están las cosas verdaderamente jodidas montan una gran coalición para tomar las medidas que son necesarias para salir de la crisis y se dejan de sectarimos y coaliciones con partidos perroflautas?

ROMÁN SE PRESENTARÁ (parece) A LA REELECCIÓN.- Yo es lo que interpreto de esta frase que dijo en el pleno,  aunque tal vez no la quisiera decir, porque todavía no tocaba: “Le garantizo [refiriéndose a Magdalena Valerio]que si pierdo las elecciones me marcho a mi casa”. Yo le oí a Román hace ya tiempo argumentar que dos legislaturas estaban bien para un político, aunque desde el año pasado empezó a hablar de “dos o tres”. No pasa nada, y de hecho yo no lo doy importancia. Se explica, y punto. Pero no se enreda.

Mientras no suceda como ha pasado alguna vez en que un político se presenta a un cargo y luego se lo traspase a mitad de legislatura a otro, que tal vez no lograría la confianza de los ciudadanos por méritos propios, cualquier cambio de opinión es legítimo. Es lo que hizo Bono con Barreda cuando le nombraron al de Salobre ministro de los tanques; y a mí me sonó a estafa. Pero mientras uno cumpla con el contrato que contrajo con los ciudadanos, ningún problema. Esto es lo que hay.

Ir a la barra de herramientas