Un debate discreto con demasiadas vaguedades

Es la primera vez que se produce un debate entre los candidatos a la presidencia de Castilla-La Mancha, anormalidad suficiente como para valorar positivamente lo sucedido ayer en los estudios de la televisión pública regional, que cumplió dignamente su tarea. Una realización correcta y una moderadora que llevó muy bien el debate.

Y sobre el contenido, no pasó de discreto. Al ser tantos y disponer de dos horas a repartir, los candidatos recurrieron demasiado a enunciados generales y se mojaron poco. En muchos momentos se podría decir que los discursos eran intercambiables, salvo en casos muy concretos. Uno de ellos fue los impuestos, donde PP, CS y Vox abogaron claramente por su reducción, siguiendo el ejemplo de Madrid, Page dijo que no los subiría y García-Molina (Podemos) pasó de puntillas salvo en lo referente a la fiscalidad en el medio rural. Los electores de Guadalajara no encontraron referencia específica a nuestra periférica  provincia castellana y cuando se habló de que todos iban a apoyar a la Universidad se referían, claro, a la de Castilla-La Mancha, el nuevo campus de Alcalá en Guadalajara como si no existiera. El debate del agua, nada nuevo. Vox, PP y CS pusieron el acento en que el trasvase  solo se puede resolver mediante un pacto nacional, Podemos se mostró claramente en contra y Page también cargó contra él, pero no supo responder cuando la candidata de Ciudadanos le replicó que para qué valían los recursos que pone la Junta cuando acabamos perdiendo hasta las costas del juicio.

En los debates donde hay varios candidatos y uno de ellos es el presidente, o el alcalde de turno, suele ocurrir que al final todos acaban sacudiendo al que manda. Es una incomodidad,  que se le notó mucho  a García-Page, que quiso imprimir su intervención de una aureola presidencial, como el que está por encima de las demás, y al final se dejó muchas críticas sin contestar. El candidato popular, Paco Núñez, estuvo hábil en lograr un cuerpo a cuerpo con el presidente regional, para visualizar que allí había cinco candidatos pero solo dos presidenciables, él y Page, y estuvo efectista en el reproche, con un folio en blanco, para referirse a las veces que el presidente regional habló del trasvase en el mitin que dio con Pedro Sánchez. El presidente regional en cambio le devolvió el golpe cuando se refirió a él como el candidato de Cospedal, y le desafió en vano a que defendiera la gestión de la expresidenta. En los últimos días, la estrategia de Page es relacionar a Núñez con el regreso de Cospedal, y en los mítines no le llaman por su nombre, Paco, sino “cospedaliano”.

A Page se le notó como cansado por tener que atender a varios frentes, caso de la enseñanza privada y concertada, donde recibió críticas a izquierda y derecha por una cosa y la contraria. Y el público no tuvo manera de saber si las listas de espera han bajado, como asegura Page, o si se han disparado, como proclama Núñez.  La canditata de Vox, Carmen Picazo, se mostró dispersa en algunos momentos e ingeniosa en otros como cuando le recordó a Page que el empleo estable lo crean las empresas, porque los planes con los ayuntamientos se terminan a los seis meses. El  candidato de Vox, Daniel Arias, me recordó a Paco Umbral el día que fue a hablar de su libro en el programa de Mercedes Milá. Se le notó su falta de experiencia y prefirió limitarse a leer el programa generalista de Vox en cada uno de los temas que se abordaron sin entrar en debates con los otros candidatos. Ni tan siquiera fue al trapo cuando García-Molina anunció una ley de Memoria para Castilla-La Mancha.

Aunque las encuestas (y esta vez hay muchas menos que con las Generales) coinciden en que el PSOE será el partido más votado (ahora lo es el PP), una ventaja si no hay un gobierno de coalición alternativo, todo presume que estamos ante unas elecciones muy abiertas. Por ello habría sido deseable mayor precisión a la hora de futuros pactos. En esto, los más claros fueron Vox y Podemos. La derecha radical no votará a socialistas y comunistas y la izquierda radical solo formaría gobierno con el PSOE. Page dejó la puerta abierta a Podemos y Ciudadanos. Y los liberales naranjas, en quien podría estar la orientación del gobierno regional, juegan en esta campaña a los misterios, y no sabemos si indultan a Page, que no apoyó a Sánchez en las Primarias, o no. Lo que dejó caer la candidata de Ciudadanos es esto:  “Si nos da la suma para el cambio, vamos a producir ese cambio”.   ¿Quiere eso decir que están dispuestos a propiciar un gobierno alternativo a Page, con el PP (y Vox tras las bambalinas), como ocurrió en Andalucía? Pues si es así lo deberían aclarar.

Pero no lo harán, porque como va a suceder con las elecciones municipales, habrá que ver si hay pactos a nivel nacional entre CS y PP, y cuál es el margen de maniobra de los socialistas en las distintas autonomías. Para ello habrá que tener muy en cuenta con lo que pase en la Alcaldía de Madrid y su  Comunidad, la joya de la corona de estas elecciones. Porque si Ciudadanos quedara primero y el PP posibilitara un gobierno de centro-derecha, a buen seguro que los populares se lo cobrarían en otras capitales donde la situación fuera la inversa. ¿Guadalajara?

De ahí que espero que las municipales, en Guadalajara, y seguramente en Azuqueca, sean las más abiertas de los últimos tiempos. No hago pronósticos esta vez. Antonio Román, que es el mejor candidato posible para el PP, lo va a tener más complicado que nunca, y vamos a ver cómo lidia el varapalo que sufrió su partido en las Generales y la aparición de una fuerza política radical a su derecha. Alberto Rojo, un socialista moderado, espera todo un acontecimiento, que el PSOE vuelva a ser el partido más votado, aunque habrá que ver si a su izquierda le salen socios suficientes para gobernar con UP y Aike. O si al final tiene que dirigir la mirada hacia Ciudadanos, que se puede convertir en la Princesa del baile. ¿Rafael Pérez Borda, me anota en su agenda? Tiene toda la pinta.

Por si les sirve de ayuda, en Guadalajara Diario hemos ido publicando sendas entrevistas con los candidatos principales (Vox no la aceptó, ellos sabrán) que con los programas electorales les darán una idea una idea más aproximada de lo que propone cada uno. Esto es lo que hay. Hasta el domingo en que haremos edición especial para tenerles informados al minuto de todo lo que sucede en la provincia y en la comunidad autónoma.

Ir a la barra de herramientas